Desde Enero 2011 la PNALC tiene una nueva pagina !

Dirección Nueva
http://www.afectadosleydecostas.net
See new webpage by clicking link above.

Inscribirse en la plataforma

Para formar parte de la Plataforma es imprescindible sufrir una situación de abuso o aplicación arbitraria o retroactiva de la ley de costas. Para inscribirse en la plataforma mandar un email a costasmaritimas02@gmail.com
explicando el nombre del colectivo, los datos de la persona de contacto, la zona del conflicto, la naturaleza del problema y por qué a su juicio se trata de un abuso o de una aplicación arbitraria, indebida o retroactiva.
"Para consultar un problema jurídico relativo a la aplicación de la ley de costas llamar a José Ortega al teléfono 629511225
Comentario sobre la página web :email afectadosleydecostas@gmail.com

martes, 23 de diciembre de 2008

"Spain is the problem, Europe is the Solution. "

Early in the 20th century, Spanish philosopher, José Ortega y Gasset wrote that "Spain is the problem, Europe is the Solution. " By and large, having done so well out of the the EU since joining, Spain has uncritically supported almost anything coming from Brussels since.. But the attitude no doubt will change, and soon. From 2013 this country will no longer enjoy billions of euros in growth and stability pact funds and instead is to become a net contributor. In the first half of 2010 it will hold the EU presidency. That may force this country to debate its interests in Europe and it will require a clearer sense of what this country is and what it stands for. Spain's political leaders have tended to look backwards and to emphasize the regional issues that have divided them. What now appears to be a looming and long lasting recession will create new economic paradigms and political demands..

Another factor, as immediate, is the appeals being made to European institutions, the Parliament, the Commission and ultimately the courts (ECJ and ECHR) for the justice due to EU citizens, and which is proving difficult to secure within this country. Spain is signatory to a range of EU and other international accords, and as a member of the EU is also bound to ensure that the laws, norms, directives- all having the same legal force- are adhered to within all of Spain's national territory. That includes provisions as regards human rights - and the subset thereof, ie. rights to private property, the free movement of peoples within the “european Space”, treaties such Aarhus, designed to guarantee transparency and good governance at the regional and especially local level, repect for public contract laws, etc.

The reality is that, when called to account for breaches of EU laws and others of its international undertakings, Spanish officials are quick to claim that, due to internal power sharing arrangements, the responsibility for respecting such laws, notably for development and environmental issues has been passed to the autonomous regions. In turn, the regions boldly state that adherence to Spain's international commitments are not their concern, but that of Madrid. So there is a kilometre wide gap in the legal processes in particular as regards compliance with EU obligations. While regional and national courts can and should ensure such compliance, experience has shown that this is rarely the case, with judges either ignorant of EU law or prepared to ignore it in reaching their judgements. Only recently is there any sign of a change, for example at the level of regional superior courts and this is very uncertain for now. If there is hope, it is no doubt because those courts are aware the EU is now taking a hard look at what has been going on here for years with relative impunity.

In principle, acccording to international law and jurisprudence, a state's treaty obligations ( and this includes for Spain, EU laws) should be paramount amongst the laws of the land, followed by national, regional and even local laws in descending heirarchy. In practice, in Spain it is almost always the reverse. That is the town councils call the shots, ignoring higher level laws as it suits them to do so. Usually, despite Spain's constitutional guarantees and EU undertakings, it has often been stated in rejecting allegations based on these laws that they simply do not form part of the local planning processes.The legislative bodies here are wont to pass complex laws full of loopholes which result in little or no protection against outrageous development schemes or predatory promoters. Spanish courts have tended to support town halls and ignore the rights of small property owners. In effect, what rules is not the law or a moral code but what can be got away with. That has suited those who control the situation here for a long time.

However, in the face of allegations against uncompensated land grabs based on undefined “public interest” given the costly, drawn out and uncertain nature of the Spanish courts, starting just a few years ago, recourse has been made to the EU Parliament, the Commission and via the latter route to the European Court of Justice ( ECJ). The ECJ is or has been engaged in dealing with Spain’s breaches of EU laws as regards public contracts, environmental and water supply studies. The court has already ordered the halt of some major projects and will no doubt find against Spain in more instances. The Parliament now has before it, for consideration in early 2009 one of the toughest reports concerning development abuses within an EU member state ever seen in that body, again based on investigations in and petitions received from Spain, whilst echoing other recent reports such as those from Greenpeace, Transparency International and the UN’s Special advisor on housing. The Commission has announced that it will soon review some 250 approved development projects here that appear to have ignored water supply directives. It will also be investigating instances where there has been an obvious misuse of EU funds and possibly where there has been arbitrary and retroactive application of laws such as the “Ley de Costas” affecting tens of thousands of property owners. All this in response to the well documented complaints received in Brussels, Spain being the origin of well over half of all those emanating from within the 27 member EU.

Since Spain has also failed to transpose or has done so incorrectly, directives regarding the rights of EU citizens and their dependents to reside and work within the broader EU terrritory, this has been the subject of questions recently posed by MEPs. Because residency is linked to voting rights, this is especially important now with EU Parliamentary elections looming in June 2009. It may be that this too will be an issue for the ECJ before long. It remains to be seen whether “Europe is the solution” to the problems this country has largely created for itself. Sr. Ortega probably never dreamed there would be so many.

Season's greetings,

CVS

AUN



viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Somos de verdad iguales ante la ley?




PALOMA GÓMEZ OSSORIO 08.12.08 -

La respuesta afirmativa a esta pregunta, cuya veracidad hasta hace poco me parecía tan evidente, precisamente ahora, cuando estamos celebrando los 30 años de la Constitución, me plantea serias dudas. Yo no soy abogada, por lo que las leyes, normalmente, no las entiendo muy bien, ya que están redactadas para que las entiendan sólo los abogados, aparte de que pueden tener interpretaciones distintas .
Sin embargo, los padres de la Constitución tuvieron el buen acuerdo de redactarla en un lenguaje fácilmente comprensible por todos los ciudadanos, ya que es la Ley por excelencia y todos debemos poder leerla. Pues bien, el artículo 14 de nuestra Carta Magna dice que «Todos los españoles son iguales ante la ley», pero en el caso de la aplicación de la Ley de Costas aprobada en 1988, la verdad es que no está nada claro.
Actualmente estamos en el trámite de aprobación de unas modificaciones de la Ley de Enjuiciamiento criminal y del Código Penal que van a permitir, por fin, que los asesinos de ETA y los pederastas cumplan íntegramente sus penas. Como a cualquier persona de bien esto me parece estupendo y no entiendo como no se ha hecho antes; sin embargo, a todos los que se ha juzgado y condenado antes de su aprobación, no se les podrá aplicar y, lo más seguro es que salgan de prisión antes de cumplir la pena completa. ¿ A qué se debe esto? A que, según el artículo 9 de la Constitución, se garantiza la «irretroactividad» de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de los derechos individuales. Es decir, que a un asesino o a un pederasta no se le pueden lesionar sus derechos individuales aplicándoles una ley con efecto retroactivo, pero a ciudadanos normales sí. Porque el derecho a la vivienda también está garantizado en la Constitución, concretamente en su artículo 47 y la aplicación de la Ley de Costas de 1988 con efecto retroactivo no es precisamente favorable a este derecho individual. El Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, ¿se ha leído la Constitución?
No voy a entrar en consideraciones políticas como por qué se aplica esta Ley en comunidades que, casualmente, están gobernadas por la oposición, y además con una amplia mayoría o porqué hay personas (por cierto muy progresistas ), que pueden comprar un piso recién construido en suelo que, supuestamente, está afectado por la Ley de Costas.
Solamente me gustaría destacar que muchos de los afectados no tenemos otra propiedad que nuestras casas, compradas con mucho esfuerzo y con todos los requisitos legales necesarios (inscripción en el registro , escritura ante notario, etc.) y que esto nos supone quedarnos en la calle y con dudosa opción a comprar otra vivienda, teniendo en cuenta los precios que paga el estado por las expropiaciones .
En resumen, hemos sido ciudadanos honrados a lo largo de nuestra vida, para ahora ser tratados peor que los asesinos. Curioso ¿verdad? ¿Es esta la forma de actuar de un gobierno progresista que se preocupa del bienestar de sus ciudadanos?

miércoles, 10 de diciembre de 2008

La familia pontevedresa afectada por una orden de desahucio y derribo de su casa logra "IN EXTREMIS" el aplazamiento


PONTEVEDRA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -


Una familia del barrio pontevedrés de O Burgo, con una orden de desahucio y derribo sobre su vivienda, afectada por la Ley de Costas, que les obligaba a desalojar mañana la casa, ha logrado "in extremis" frenar esta medida al obtener la suspensión temporal de la medida.

La notificación, que se produjo esta mañana, fue recibida por los miembros de la familia con "gritos de alegría y llantos", según uno de sus miembros, Fátima Aboal, "porque las maletas ya estaban cerradas". Desde que tuvieron conocimiento del aplazamiento, los afectados han contactado con todos los colectivos y particulares que mañana tenían previsto concentrarse ante la vivienda de O Burgo para apoyar a la familia Aboal en el momento del desalojo.

Fátima Aboal recibió la noticia a través del abogado que representa a la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, José Ortega. "Me preguntó cuánto tiempo tardaba en deshacer las maletas y no le entendía", explicó Fátima Aboal, "hasta que me dijo que ya no teníamos que irnos".

En declaraciones a Europa Press, la portavoz de la familia agradeció el apoyo de los medios de comunicación, las 2.000 firmas reunidas en solidaridad a su situación, el respaldo de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas y su gabinete jurídico, así como los colectivos gallegos de afectados por esta legislación.

Por contra, criticó a la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Pontevedra, acusándola de "pasarse la pelota de unos a otros y lavarse las manos".
Por su parte, el departamento municipal que dirige la edil socialista Margarita Castejón manifestó en un comunicado que "la familia fue atendida por los Servicios Sociales en cuando fue comunicado el problema", a lo que añade que los Servicios Sociales "estarán a su disposición siempre que lo precisen, en las mismas condiciones que para el resto de pontevedreses".

PLATAFORMA NACIONAL
La presidenta de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, Carmen del Amo, expresó su satisfacción por el aplazamiento temporal del desahucio y posterior derribo de la vivienda de la familia Aboal, calificándolo como "un gesto de buena voluntad por parte del Gobierno", que atribuye a la "presión social" de los colectivos de damnificados en toda España.
Para Carmen del Amo sería "sangrante" que la familia Aboal "se quedara en la calle a diez días de Navidad", por lo que expresó la voluntad de la Plataforma de "no dejar que nos toquen ni una sola teja por la mala gestión de la Administración durante 20 años".

También expresó su solidaridad con la familia Aboal el presidente de la Plataforma de Afectados por la Ley de Costas de Marín, Enrique Acuña, que instó al Gobierno a "estudiar bien el caso antes de tomar una decisión que sería irreversible".

La vivienda sobre la que pesa la orden de demolición acoge a siete miembros de una misma familia, de los cuales tres son menores de 17, 7 y 3 años.

DERRIBO SUSPENDIDO

EL DERRIBO DE LA FAMILIA ABOAL HA SIDO SUSPENDIDO TEMPORALMENTE.

Desde la Plataforma queremos DAR LAS GRACIAS a cuantos han enviado sus escritos a los diferentes Estamentos Oficiales pidiendo la paralización de tan injusto proceder.

DAR LAS GRACIAS por los numerosísimos apoyos recibidos imposibles de enumerar.

Desde esta página, NUESTRO AGRADECIMIENTO a todos por la solidaridad demostrada.

lunes, 8 de diciembre de 2008

------URGENTE ----- AYUDALES POR FAVOR

Estamos intentando parar un desahucio seguido de un derribo en Pontevedra, como consecuencia de una recuperación posesoria. Tendrá lugar el próximo día 11. Su vivienda construida en 1929 y comprada hace 20 años aunque ha sido su única residencia durante los últimos 40 años .
Esta familia, con dos niños de corta edad y de escasos recursos económicos, se verá pasando las Navidades en la calle no logramos paralizar el derribo a tiempo.

Puede contribuir remitiendo el texto que he dejado escrito abajo al gabinete de la Vicepresidenta del Gobierno. Los presidentes de cada colectivo o asociación por favor transmitid este correo a los asociados pero también a los simpatizantes.

Las instrucciones son las siguientes:

Ir a esta página:

http://www.mpr.es/Contacte+con+el+Ministerio/default.htm


Escribir los datos personales.
En el apartado ASUNTO poner DESAHUCIO EN PONTEVEDRA.
En el apartado A QUIÉN DIRIGIRSE seleccionar OTRA UNIDAD.
En el apartado ESPECIFIQUE CUAL, poner GABINETE VICEPRESIDENTA.

En el cuerpo del mensaje pegar el siguiente texto:

La familia de D. José Antonio Aboal va a ser desahuciada de su vivienda el próximo día 11 por la Demarcación de Costas de Pontevedra, como consecuencia de un expediente de recuperación posesoria. José Antonio convive con su hija Patricia, su yerno y sus dos nietos de seis y dos años. Carecen de otro techo. Han pedido una vivienda social y están en lista de espera. Tienen presentada solicitud de concesión administrativa de la Disposición Transitoria primera, apartado primero, de la ley de costas para poder permanecer en su casa y por lo tanto primero debería tramitarse la concesión y posteriormente decidirse si les corresponde la concesión o el desahucio. El Consejo de Ministros aprobó el viernes un proyecto para agilizar este tipo de concesiones, lo que significa que por fin se presta atención a este problema. Por favor, ordene que se suspenda el desahucio hasta que se dicte resolución en el expediente de concesión y evite que la familia, incluyendo los dos niños pequeños, tenga que dormir en la calle

Si alguien quiere hacer aún más, puede enviar un fax o un e-mail con el mismo texto a los siguientes destinatarios:

Jefa de costas de Pontevedra: 986840786

Directora General de Sostenibilidad de la Costa, Alicia Paz Antolín : 915975907 , apantolin@mma.es

Secretario General del Mar, Juan Carlos Martin Fragueiro: 913476012,
sgpesmar@mapa.es


Creo que de los cuatro destinatarios el más apropiado es el Secretario General del Mar.

En nombre de la familia Aboal , gracias por vuestra ayuda.

José Ortega

jueves, 4 de diciembre de 2008

LEY DE COSTAS, ¿IGUAL PARA TODOS?

CALNEGRE (Murcia) ANTIGÜEDAD 200 AÑOS

ORDEN DE DERRIBO, 100 FAMILIAS.







































MARINA DE COPE (Murcia)

SUSTITUIRÁ AL PUEBLO DE PESCADORES

PERMISOS CONCEDIDOS (20 HOTELES, 10 CAMPOS DE FUTBOL,

10.000 VIVENDAS, 5 CAMPOS DE GOLF,

CENTROS COMERCIALES…….)


domingo, 30 de noviembre de 2008

"La política de Costas con los deslindes es el chantaje permanente"

Carmen del Amo Presidenta de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas

"Nuestra seguridad jurídica y nuestras propiedades están a expensas de una ola"
30.11.08 - L. VILANOVA ALICANTE LAS PROVINCIAS

Por qué y cuándo surge esta plataforma? -Nos constituimos en enero de este año. Fue cuando nos enteramos del problema de los deslindes y cuando también vimos que no se daba ninguna solución. Al contrario, comprobamos que se denegaba por sistema el 100% de los recursos que se presentaban. Supimos que existía una asociación de afectados en Elche y optamos por unir fuerzas y unificar criterios. Hicimos una puesta en común con el abogado de la asociación y decidimos unirnos. En principio, el informe que remitimos a Bruselas lo hicimos como afectados de la Comunidad Valenciana.

-Pero luego, ¿se unieron afectados de toda España? -En marzo, la plataforma se abrió al resto del país tras recibir una avalancha de llamadas de toda España. En la actualidad somos alrededor de 20.000 personas. Cada día se suman nuevos asociados

.-Y en este tiempo, ¿han obtenido algún logro? -El eco nacional que hemos tenido ha sido tremendo. Y es que el tema es grave. Los afectados han visto un sitio donde agarrarse, una tabla de salvación y la posibilidad de estar en contacto con el resto de los afectados, aunque no estén en la plataforma

.-¿Han mantenido contactos con las autoridades? -Hemos tenido una reunión con el Ministerio. Y estamos pendientes de una nueva reunión informativa para crear una comisión mixta para analizar la Ley de Costas y estudiar la problemática. Porque todo se deniega, todo se pierde. Consideramos que una Ley que condena al 100% de la gente es injusta de nacimiento. Algo está fallando y hay que estudiarlo porque no tenemos opción a defendernos.

-Pero cada caso será diferente...-Sí, pero la realidad es la misma. Te trazan una línea de deslinde y te has quedado sin propiedad. Lo que sí que es común a todos es que los deslindes van todos a viviendas preexistentes...

-¿Nunca a nuevas construcciones? -No. Habiendo construcciones muchísimo más cercanas al mar no les afectan los deslindes.

-¿Y eso cómo se explica? -Eso es lo que yo quiero que me expliquen. No entiendo que urbanizaciones que se están haciendo en estos momentos a diez metros de la playa tengan el visto bueno... A no ser que hagan luego deslindes y cojan a todos los propietarios de buena fe. Aquí (en Rocafel) han tardado 20 años en venir

-¿Cuánto queda por deslindar? -Sólo en Alicante, el 42%. En Baleares, el 51%. Ellos dicen que un 18%, pero por lo que veo creo que de todo el territorio queda todavía un 30%. En las zonas conflictivas de turismo y de mucha construcción en la playa ronda el 50%. Es una barbaridad que después de 20 años falte un 50% por deslindar.

-Esto provoca más inseguridad... -La inseguridad jurídica es total. A pesar de que la Ley es Constitucional, la aplicación que se está haciendo provoca una inseguridad jurídica que es anticonstitucional. La indefensión que están creando también. Están yendo a por gente mayor, pobre, humilde y que no puede gastar dinero en defensa jurídica.

-Y también inseguridad porque no sabes si te va a tocar, ¿no? -Nadie está seguro en los primeros 500 metros. La Ley prevé que pueden ampliarse los deslindes y, además, la Ley dice que hasta donde llegue la ola en los temporales. Existe esa puerta abierta a un permanente deslinde que, además, lo puede pedir cualquier particular. Tu seguridad jurídica y tu propiedad está en manos de una ola.

-¿Y qué va a hacer la Plataforma? -Yo he pedido hablar con los partidos políticos para conseguir una modificación de la Ley. PP y CiU están de acuerdo. Me falta una respuesta para poder sentarme con el PSOE. Queremos un acuerdo entre los partidos y que no se politice el tema. La Plataforma es plural.

-¿Y si no lo logran? -Si antes de final de año no nos sentamos a negociar, vamos a salir a la calle. Se puede generar un conflicto social grande y la gente está dispuesta a todo para defender su casa.

-¿De qué manera les condiciona la vida los deslindes? -Económicamente de manera muy grave. Conozco gente que está siendo asistida por los servicios sociales. Uno de los casos es el de una mujer viuda que no tiene para comer porque aún no le ha llegado la pensión y aunque tiene compradores de su casa, la Ley le impide vender. Y todo por un metro de balcón. Un metro de vuelo...

-¿Por ese metro está afectada toda la vivienda? -Toda...

-¿Te limita poder disponer de tu vivienda para vender y también saber hasta cuando vas a seguir teniendo casa? -Y las hipotecas. Los bancos te pueden pedir de un día para otro que pagues la hipoteca porque han convertido tu casa en ilegal. Y un bien ilegal no puede ser hipotecado. También hay gente que necesita avalar a un hijo, ampliar la hipoteca para salir del paso o para abrir un negocio. Y no puede. Y psicológicamente no saber que le va a ocurrir a tu familia es horroroso. Hay gente que duerme con pastillas. Además hay un alto porcentaje de pensionistas que no pueden vender para irse a una residencia. Extranjeros que quieren volver a su país y no pueden marcharse... Además los negocios que se cierran no se vuelven a abrir porque son intransferibles.

-Supongo que la crisis habrá agravado el problema... -Desde luego. He enviado una carta al gabinete de Zapatero explicando la gravedad del tema. Se supone que están tomando medidas, pero dirigidas al gran capital, no a la población. Les pregunté porque no se nos ha tenido en consideración visto la gran cantidad de afectados que hay, la problemática económica tan grave y el problema inmobiliario que existe. Que me expliquen porqué hay un corralito inmobiliario de 200.000 propiedades. La primera línea de playa es lo que más mueve en el mercado inmobiliario. Y todo eso está paralizado.

-¿A expensas de qué? -Pues de que tomen una decisión. Porque lo que no sabemos es lo que va a ser de nosotros.

-Y se sigue construyendo en primera línea... -Cada vez que hay deslindes o derribos sabemos que detrás hay una planificación urbanística. Es más hay ayuntamientos que se ven forzados a sacar de ordenación las viviendas afectadas por deslindes si quieren ver aprobados sus planes generales. Esa es la política de Costas, el chantaje permanente.

-La UE admitió la queja de la Plataforma, ¿es su esperanza? -Si, confiamos en que los inspectores europeos hagan algo porque la imagen que se da es lamentable.

sábado, 22 de noviembre de 2008

«Sabía que si nos enfrentábamos a proyectos urbanísticos especulativos íbamos a durar poco»

POR PALOMA CERVILLA. FOTO NIEVES SANZ
14/01/2007

ENTREVISTA A JAVIER CASTROVIEJO,
tras su cese como Presidente del Comité
“Hombre y Biosfera”.

-¿Cuáles han sido las causas de su cese?
-Las causas exactas de mi cese y de la disolución del comité
habría que preguntárselas a la ministra de Medio Ambiente.
Cuando el comité comenzó a ser consciente de que había una
serie de actividades urbanísticas de especulación en zonas
reserva de la biosfera y determinó enfrentarse, yo ya dije que esto
iba a suponer nuestra desaparición. Éramos conscientes de que si
intentábamos interferir en los planes de urbanización y
especulación dentro de la reserva íbamos a durar poco.


-¿Por qué lo intuía así?
-Porque ya lo había vivido como director de la Estación Biológica de Doñana, cuando me tocó oponerme
a una urbanización que se quería hacer en las Marismilla, y también por lo que vi con Costa Doñana. Con
lo que está pasando, dije, de esta no pasamos, porque los intereses económicos que hay son
inimaginables. Acordamos hacer lo posible para frenar esta hecatombe que está cayendo en las reservas
de la biosfera.


-¿Cómo se produjo su cese?
-No fui avisado y no se pusieron en contacto conmigo. Sólo me mandaron una nota de prensa del
Ministerio de Medio Ambiente.


-¿Qué relación habían mantenido con el Ministerio?
-Hablé con ellos muchas veces, sobre todo por la negativa a darnos los fondos que existían para hacer
unos informes previos sobre la situación de las reservas de la biosfera. En otra ocasión nos mandaron
una carta, con muy poco tiempo, para hablar del futuro del comité. El Ministerio quería cambiarlo
mediante una orden ministerial y nosotros entendimos que no tenía sentido.


-¿Qué querían hacer con el comité?
-Era muy confuso. La orden quería ponerlo en manos del partido político de turno, con la entrada de
sindicatos y representantes autonómicos, una cosa inusual. Ante esta orden, el comité dejó oír su voz, la
orden no salió y crearon otro comité.


-¿Se habían convertido en una voz incómoda para el Gobierno?
¿Han intentado silenciar su voz?
-No sé si fuimos incómodos, pero cumplimos con nuestro deber. Los
independientes nunca son bienvenidos y no me extrañaría que
quisieran silenciar nuestra voz, pero a mí no me van a poder silenciar
nunca, voy a decir siempre lo que crea oportuno cuando lo crea
conveniente.


-¿Cuándo alertaron a la ministra de los proyectos especulativos?
-En enero de 2005. Solicitamos fondos para hacer un estudio y nos lo negaron de una forman tajante. Yo
pregunté por qué y me dijeron que porque podría crear conflictos políticos. Alertamos sobre el hotel El
Algarrobico en Almería, los Merinos norte y sur en Ronda, actuación en Sallent de Gallego en Ordesa, la
situación imposible en La Mancha húmeda, la anunciada urbanización en Pandorado, dentro de la reserva
de la biosfera en León y las minas a cielo abierto en Laciana, también en León.


-¿Esta situación no se había producido con Gobiernos anteriores?
-No. La ola de movimientos especulativos dentro de la reserva empezó en 2004. Esto no es comprensible
en casi ningún país del mundo. Veo los hechos y no se atajan, se divaga. Los estados de Derecho tienen
medidas suficientes para parar este desastre. ¿A quién pretenden engañar o a qué juegan?


-¿Qué le parece la polémica sobre si Los Merinos es o no reserva de la biosfera?
-Claro que lo es. Está reconocido por todas las partes y por la propia Junta de Andalucía. Es tan
bochornoso lo que está pasando, es tal la pérdida de moral con la especulación del territorio fuera y
dentro de la reserva, que no hay palabras para describirlo. No entendemos cómo los políticos permiten
esto. Es, sencillamente, inadmisible. El anterior comité estaba horrorizado con el proyecto de Los
Merinos, no hay adjetivos para describir que se hayan hecho unos viales y se transformen en circuito de
velocidad.


-¿Qué piensa sobre la presencia de destacados políticos socialistas, como Montaner y Solana, en este
proyecto?


-¿Qué quiere que piense? ¿Vamos a pensar que hacen esto por amor a las razones sublimes de la ética
y la moral? Todo el mundo se puede imaginar para qué están ahí. Hay cifras de dinero colosales y la
primera cosa que habría que hacer es pedir las perspectivas financieras y de inversión.


-El Gobierno ha anunciado nuevas medidas contra la corrupción urbanística ¿Piensa que serán eficaces?
-A mí que no me hablen de las promesas de los políticos. Esto hace mucho que se produce y la única
novedad es que aparece en los medios de comunicación porque estamos en una situación límite. Estos
disparates se tienen que parar.

martes, 4 de noviembre de 2008

NOTA DE PRENSA MINISTERIO

Tras la reunión celebrada hoy con la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas y en respuesta a su solicitud

La Secretaría General del Mar impulsará una tramitación más rápida de las concesiones que hayan de otorgarse al amparo de la Ley de Costas

Se celebrará un nuevo encuentro en el plazo más breve posible.

La Secretaría General del Mar del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino se ha comprometido a imprimir mayor rapidez a la tramitación de las concesiones que hayan de otorgarse al amparo de la disposición transitoria primera de la Ley de Costas de 1988, en respuesta a la solicitud efectuada por la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, en una reunión celebrada hoy en Madrid.
El Secretario General del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, acompañado por la Directora General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, Alicia Paz Antolin, han asistido al encuentro mantenido con una representación de la Plataforma, encabezada por su presidenta, Carmen del Amo.
En la reunión, se han abordado distintas cuestiones de carácter general y particular en relación con la aplicación de la Ley de Costas de 1988.
En este sentido, la Secretaría General del Mar estudiará los planteamientos presentados por la Plataforma Nacional de Afectados.
También está prevista la celebración de un nuevo encuentro en el plazo más breve posible..

4 de noviembre de 2008

viernes, 31 de octubre de 2008

NOTA DE PRENSA- REUNION PNALC Y ALICIA PAZ ANTOLIN


La Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas mantendrá una reunión el próximo día 4 de noviembre con la Directora General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, Dª Alicia Paz Antolín y el Secretario General del Mar, D. Juan Carlos Martín Fragueiro.
La petición de dicha entrevista fué solicitada por la PNALC a la Ministra Dª Elena Espinosa a finales de agosto del presente año.
La reunión tendrá lugar a las 11 de la mañana en la Secretaria General del Mar, C/ Velazquez 144, Madrid.
Después de la reunión se atenderá a los periodístas que deseen estar presentes y se enviará una nota de prensa a las redacciones para informar de los asuntos tratados y el resultado de las conversaciones.
La PNALC expondrá a los responsables del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, los graves problemas ocasionados a miles de familias, españolas y extranjeras, con la aplicación arbitraria, retroactiva y abusiva que de la ley de costas se está llevando a lo largo de todo el litoral español.
La voluntad de la PNALC es dar una solución, entre los afectados y la Administración, a una problemática que está generando una gran controversia nacional e internacional.

Carmen del Amo
Presidenta de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas..

martes, 28 de octubre de 2008

Cuando la norma resulta injusta: la aberrante aplicación de la Ley de costas

28-10-2008 - José Luis Villar

Cuando la norma es injusta, en sí misma, o en su aplicación, deja de ser Derecho. Viene esto a cuento de lo que está sucediendo con la Ley de Costas de 1988 y con su desafortunada aplicación por parte del Ministerio de Medio Ambiente, porque he leído y he visto en los medios de comunicación el desalojo y demolición de unas viviendas de pescadores en Canarias construidas en los años cincuenta, lo cual me ha producido franco rechazo y desasosiego. Esto no es aplicación del Derecho sino, por el contrario, pura ignorancia del mismo porque el Derecho es mucho más que un simple puñado de normas y debe tender siempre a la consecución de una solución justa (de lo contrario no es Derecho sino arbitrariedad). Es cierto que la Ley de Costas de 1988 establece una serie de zonas donde no resulta admisible la construcción-entre otras, en la denominada zona de protección- para lo cual se encontraba prevista la realización de unos deslindes que, no se sabe bien por qué, no se han realizado en masa hasta el año 2007. Es cierto, también, que en nuestras costas se han producido desmanes que han dado como resultado un apelmazamiento de las construcciones en zonas que deberían haber quedado diáfanas por su proximidad al mar. Es cierto, finalmente, que la Ley de Costas de 1988 trató de poner fin a estos desmanes (aunque su definición de la zona marítimo-terrestre sea francamente estrambótica) y que su finalidad era loable. Hasta aquí, la norma tal cual y desde aquí comienza la aplicación del Derecho rectamente entendido para llegar a soluciones justas.
Y es que tan cierto como todo lo anterior es que resulta un puro desatino pretender, ahora, la aplicación estricta de las previsiones de una Ley que data de 1988 cuando conduce a un resultado manifiestamente inicuo (corren peligro de ser demolidos más de 200.000 inmuebles en todo el litoral español). Lo que aquí falla es la aplicación de la norma sin tener en cuenta otros parámetros tan importantes como la realidad misma que no puede ser nunca desconocida por el Derecho, y siempre hay una solución para este tipo de conflictos entre la norma y la realidad de los hechos.

Desde Roma casi todas las civilizaciones y sociedades han tenido períodos durante los cuales no se aplicaban las leyes estrictamente. Era el caso de las Saturnales, en la Roma antigua y de las fallas o el carnaval de Cádiz en la España actual. Raro es el personaje público que no es ridiculizado por una falla o por una chirigota sin que a nadie se le ocurra aplicar las leyes penales por tal motivo. Eso es lo que significa la “toleratio” que es una especie de dejación en suspenso –durante esas fechas- de la aplicación estricta de las leyes, lo mismo que sucede con la permisividad en la aplicación de normas administrativas de tipo sancionador (como pueda ser la prohibición de fumar en lugares públicos).La “toleratio” administrativa es, pues, la muestra más palpable de que no siempre hay que aplicar las normas sin tener en cuenta otros criterios (entre los que se encuentra el puro sentido común). Hay ocasiones -o debería haberlas- en las que la norma no debe ser aplicada de forma estricta porque de ello se derivarían unos perjuicios mayores que de su aplicación. En definitiva, eso es lo que viene a expresar el antiguo aforismo “summum ius summa iniuria” porque el Derecho, para responder al ideal de justicia y equidad al que se debe, ha de claudicar, de vez en cuando, frente a la realidad de los hechos. Y es que, si no se hace así, se corre el riesgo de que la sociedad vuelva la espalda a sus gobernantes con las graves consecuencias de todo orden que ello conlleva. El Derecho -como todo sistema- ha de contar con válvulas de escape porque, de otra forma, puede producirse la ruptura de ese sistema (de la misma forma que un globo no puede hincharse, indefinidamente, a menos que cuente con un agujero por donde escape el aire cuando la presión alcance determinado límite). Eso, y no otra cosa, es lo que se está haciendo con el empecinamiento en la aplicación estricta de la Ley de Costas de 1988 y me barrunto que el globo no tardará en estallar (por si no fueran pocos los problemas existentes). Soluciones hay -sin duda alguna- pero la cuestión es si nuestra Administración es capaz de dar con ellas y diferenciar lo que es justo y conveniente de la mera aplicación de una norma anacrónica.





* José Luis Villar Ezcurra





PROFESOR TITULAR DE Dº ADMINISTRATIVO DE LA UCM

http://www.diariocritico.com/2008/Octubre/opinion/villar/106956/villar.html

sábado, 11 de octubre de 2008

LEY DE COSTAS .....¿IGUAL PARA TODOS?

LA MARETA (Lanzarote) ````````````````CHO VITO (Tenerife)









casa de veraneo de Zapatero

mms://a953.v59721.c5972.g.vm.akamaistream.net/7/953/5974/3c99fd9f/wms.antena3tv.com:81/antena3noticias/chovitoprotestas.wmv

viernes, 10 de octubre de 2008

Víctimas del deslinde

LA VOZ DE ASTURIAS
10/10/2008 SILVIA BARAGAÑO

Un vecino afectado por el deslinde de la Demarcación de Costas en Villaviciosa vive pendiente de la decisión sobre su vivienda.



Impotencia. Esa es una de las principales sensaciones que lleva experimentando Juan Luis Fernández en el año que lleva de lucha con la Demarcación de Costas para evitar que su casa y una finca de Villaviciosa, en la que lleva viviendo toda su vida, pasen a ser propiedad del Ministerio de Medio Ambiente.

"Quiero mantener la ilusión de que no me van a echar de mí casa, pero cuando vi lo que ocurría esta semana en el barrio del Chovito, en Tenerife, se me revolvieron las tripas" reconoció este vecino de Villaviciosa.
El matrimonio Fernández Cadaveda.Foto:BARAGAÑO

Fernández es uno más de los muchos afectados por el deslinde que la Demarcación de Costas está realizando en el concejo.
En permanente contacto con otros vecinos que están pasando por la misma situación y con la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, Juan Luis Fernández se niega a que, su vivienda y la que perteneció a sus padres, pase a ser de propiedad estatal, sin ningún tipo de indemnización.
Fernández recordó que tras vivir a la orilla de la ría de Villaviciosa su abuelo, sus padres y luego él, es ahora cuando se encuentra con que nada les pertenece, porque una ley impulsada, años después de que se edificasen estas construcciones, considera que están dentro del dominio público marítimo terrestre y por lo tanto son de titularidad estatal. Para este afectado, como para el resto de vecinos de Villaviciosa, la solución de que "nos dejen seguir viviendo en nuestra casa, mediante el pago de un canon y una concesión a 30 años, es inaceptable".

Con todos los permisos en regla y con la escritura de propiedad en mano, este vecino de Villaviciosa aseguró que "vamos a pelear hasta el final, porque si nos quitan esto, nos arrebatan el patrimonio que tenemos y por el que trabajamos para nuestros hijos".
Apoyo municipal
Mientras los vecinos de Villaviciosa continuan adelante con las diferentes alegaciones para evitar que la Demarcación de Costas se quede con sus propiedades, el ayuntamiento mantiene su promesa de continuar apoyando la causa vecinal. Así lo aseguraron el alcalde Manolo Busto y el teniente de alcalde Juan Basilio González. Este último, no dudó en asegurar que durante la tramitación de esta Ley, que data de 1988, se equivocó, tanto el Gobierno del PSOE, como el del PP. Y es que para el portavoz popular lo que se pretende con este norma es "un expolio". "Se trata de una expropiación encubierta de propiedades que la gente adquirió, con todo su derecho, hace años" matizó el edil.
González abogó porque el Estado "adapte la ley a cada caso concreto, ya que no se sostiene ni moralmente, ni por motivos de interés general". En la misma línea está el regidor maliayo, Manolo Busto, que no dudó en tildar de "cachondeo" el deslinde propuesto por Costas en el concejo. Busto afirmó que el ayuntamiento está trabajando para "apoyar a los vecinos, porque no estamos de acuerdo con la Ley de Costas".
http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=450383

Un deslinde impopular

http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=386030



































miércoles, 8 de octubre de 2008

Acudir a Europa para que se haga lo justo

ALFREDO MASÖ
Presidente de la Asociación Litoral de Arenales
Informacion Tribuna




El caso Winslow», película de David Mamet, de 1999, es una de esas películas que sin tener una comercialización intensiva, al estilo de las su- perproducciones de Hollywood, ha ido abriéndose paso por el viejo estilo del boca a boca hasta acabar siendo reconocida como una obra, si no maestra, sí de «culto», de autor, y una de las primeras que dio a conocer a este (reputado) director, ganador de un premio Pulitzer de teatro.
Existen unas pocas películas que, además de tener el mérito de entretener, por narrar adecua- damente una historia, trascien- den y acaban siendo citadas, o bien por la brillantez de sus diá- logos, o, incluso, por la calidad de su «pensamiento». Todos tenemos algunas de éstas en la me- moria, que atesoramos para verlas una y otra vez, porque, al igual que sucede con los buenos libros, aprendemos de ellas en cada ocasión. Por lo que a mi respecta, la que he citado de «El ca- so Winslow», «Matar a un ruise- ñor» y, más recientemente, «Candidata al poder», son algu- nas de las que incluyo en este tide películas que, al acabar de verlas, parece que nos anima a ser un poco mejores.
En «El caso Winslow» se relata un hecho verídico ocurrido en la Inglaterra de principios del siglo XX, poco antes de la primera Guerra Mundial. Estamos en la Inglaterra victoriana que sigue siendo la primera potencia mun- dial, tanto militar como económi- camente y en la que las tradicio- nes, y un comportamiento hono- rable,son requisitos indispensa- bles de la vida social respetable.
Un joven cadete de la Academia Naval de la todopoderosa Marina Real Inglesa, el joven Winslow, apenas un niño aún, es acusado de haber sustraído una pequeña cantidad de dinero a un compa- ñero. La dirección militar de esa escuela le expulsa con deshonor tras examinar las pruebas y los testigos.
Al ser interrogado por su pa- dre, el cadete afirma que lo que se le imputa es falso. El padre le cree y solicita al Almirantazgo un juicio adecuado en el que pueda defenderse para que, si se de- muestra inocente, se le reponga en su honor. El Almirantazgo se niega y lo desprecia por insignifi- cante. El padre insiste, busca la ayuda de un diputado de la oposi- ción, el líder a la sazón de la misma (¡que brillantez la del actor en su interpretación de un caballero inglés, frío e inexpresivo en sus emociones, pero absolutamente profesional y decidido en sus opiniones!). Éste se hace cargo del caso y solicita el juicio.
Tras una denodada lucha por que se le reconozca el derecho a tener un juicio con las máximas garantías,
éste se celebra y lo gana. La hermana del acusado le fe- licita y se asombra al ver que el caso ha emocionado a este frío caballero. La respuesta de éste es de las que debería estudiarse en una facultad, en cualquiera de ellas, «dejarse guiar por las emo- ciones en un caso es un error, puesto que éstas impiden un análisis riguroso y objetivo de la situación, que es la única forma de alcanzar la verdad y ganarlo», y continua, «si me he emociona- do es porque se ha hecho lo jus- to», «¿lo justo, no la justicia?», replica ella.«Hacer justicia es fácil, lo que es difícil es hacer lo justo», contesta él. Fin de la historia.
Siento si les he contado la película la, pero viene a cuento.


DIEGO FOTÓGRAFOS
Todos somos conscientes, en el fondo, sobre esta sutil distinción. Un Estado aprueba una Ley, los tribunales la aplican. Se ha hecho justicia. Incluso en Estados ab- yectos, como el de Franco, Hitler, Stalin, Mao, y algunos actuales, se hacía justicia. Se dictaban le yes que los tribunales estudiaban y aplicaban. En España, y en esta
misma semana, tenemos un ex- celente ejemplo de la distinción anterior. La actual ministra de Medio Ambiente, en una entre- vista, declara que «estamos ganando en los tribunales los recur- sos presentados por los afectados por la Ley de Costas, y aplicaremos la Ley de Costas».
Aunque estamos hartos de re- petirlo, lo haremos una vez más. El problema está en esta Ley y la forma en la que se está aplican- do. Esta Ley se aplica con carácter retroactivo sobre propiedades le- gítimamente adquiridas antes de que se aprobara dicha normativa.
Por esa aplicación escandalosa de la legislación se van a quitar las propiedades a decenas de miles de familias de ciudadanos espa- ñoles (en esto, seguimos siendo súbditos para la Administración) y europeos (qu e ingenuamente confiaron en que este país respe- taba el derecho de propiedad).
También en esta semana, un correveidile (supongo que aboga- do) de la oficina del Defensor del Pueblo, y tras reconocer él mis- mo que la respuesta que da a los afectados de la Ley de Costas (que acudimos a esa instancia pa- ra que nos ampare frente a los abusos de la Administración) pa- recería que proviene de la oficina
del Defensor de la Administra- ción, afirma, orgullosamente, que él está allí para defender los intereses del pueblo y los intere- ses generales y no los de unos ciudadanos concretos. Asombro- so.
Sin embargo, y de nuevo en es- ta misma semana de finales de septiembre, la Comisión de Peti- ciones del Parlamento Europeo ha emitido un informe en el que declara, punto 24 (páginas 10 y 11 del informe del 10.9.2008) que «Reitera su compromiso de de- fender el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos de la UE a la propiedad privada legal- mente adquirida y condena todo intento de despojar a las familias de sus propiedades sin un proce- so justo, compensación adecua- da, ni respeto por su integridad personal¼y observa un incre- mento del número de peticiones recibidas sobre este mismo asun- to, en particular en 2007 por lo que respecta a España¼».
Desgraciadamente para miles de familias en España, acudir a Europa sigue siendo, como en los viejos tiempos, el único medio para «que se haga lo justo».

lunes, 22 de septiembre de 2008

COMUNICACIONES CON EL DEFENSOR DEL PUEBLO / LEY DE COSTAS

RESPUESTA REMITIDA AL DEFENSOR DEL PUEBLO EN 20/09

OFICINA DEL DEFENSOR DEL PUEBLO
El Puig, 19.09.08
Expediente núm. 08000639
05-JNN-MJMM

Estimados señores:
La presente es principalmente para agradecerles su atenta comunicación de 16.09.08 y comentar, por ser de interés, alguno de sus aspectos más relevantes.

En primer lugar acuso recibo de que ustedes admiten a trámite la reclamación, ?por el momento centrada? en la falta de respuesta del Ministerio a la queja. Al mismo tiempo les traslado mi desconcierto, puesto que nunca he formulado tal reclamación, lo que significa que ustedes, de modo más que paradójico, no admiten la queja formulada y admiten en cambio otra no formulada, que solo existe en su imaginación. Se trata de una postura muy respetable pero de escasa utilidad y sabrán perdonar que no la salude con entusiasmo..

En segundo lugar, su declaración de que ese servicio carece de medios para estudiar la queja tiene la virtud de aclarar las cosas. Esta declaración, tan parecida a la de la Dirección General de Costas cuando afirma que carece de medios para tramitar las concesiones de derecho transitorio, constituye una negativa indirecta pero bastante clara a tramitar la reclamación, y sugiere no que la misma carezca de fundamento, sino que ustedes se ven materialmente incapaces de atenderla, lo que a su vez parece indicar que el Defensor del Pueblo es una institución que resuelve las reclamaciones de modo selectivo, de tal forma que si éstas son moderadas, modestas y afectan a una persona o a un grupo pequeño, se tramitará, pero en cambio si lo que se está denunciando es un fraude colectivo que afecta a todo el país, entonces no se tramitará. Su información es útil para que los ciudadanos no alberguen falsas esperanzas en cuanto a lo que ustedes están dispuestos a hacer por ellos.

En tercer lugar puede que ustedes no estén de acuerdo en admitir la fecha de 1.880 como el origen de la consideración de las costas como bien público, y quizá tengan razón. En todo caso, deberían dirigir la discrepancia al Tribunal Supremo, que es el responsable de esa doctrina a través de numerosas sentencias que por lo visto ustedes no conocen y que deberían estudiar a fin de servir mejor al país. De todos modos, me cuesta entender por qué me les preocupa tanto ese tema. La referencia figura en mi informe en un pasaje puramente explicativo de la historia de las leyes de costas y no asociado a queja concreta de clase alguna. Se retiraría esa referencia y el informe no perdería nada de su fuerza de denuncia, lo que sugiere que se están agarrando ustedes a los detalles intrascendentes para evitar valorar el fondo.

En cuarto lugar, tampoco entiendo su referencia a supuestas críticas a la legislación de costas. Mi informe describe defectos técnicos que sería mejor corregir, pero no es ni pretende ser una crítica contra la ley de costas, sino todo lo contrario. Parece que ustedes no lo hayan leído correctamente. En otro caso se habrían apercibido de que toda la argumentación desplegada para demostrar los abusos cometidos por la Dirección General de Costas descansa en la ley y emplea la ley como base. La pretendida solicitud de que el Defensor del Pueblo investigue unas supuestas críticas a la ley existe solo en su imaginación (y ya es la segunda).

En quinto lugar, no puedo estar de acuerdo con ustedes en su postura sobre el derecho a reclamar la concesión de la Disposición Transitoria primera, apartado primero, de la ley de costas. Que un ciudadano tenga o no derecho a ella dista de estar claro, teniendo en cuenta la complejidad de la ley y el reglamento en este punto. El único caso que me parece dudoso es el de los edificios construidos sobre el dominio público después de su declaración como tal. En todos los demás, bajo mi punto de vista, la reclamación puede argumentarse y defenderse. Por tanto, prácticamente todo el mundo tiene derecho a pedir la concesión, a que la Administración tramite un expediente y a que dicte una resolución fundada en derecho. Es realmente noticioso que el Defensor del Pueblo niegue este derecho, que no significa más que el derecho a pedir. Por lo demás, hace unos diez años que las órdenes ministeriales aprobatorias de los deslindes incluyen en su parte dispositiva, de una forma que juzgo muy correcta, una invitación a que cualquiera que se considere con derecho a la concesión formule la correspondiente petición. Si quisiéramos imaginarnos físicamente una imagen que simbolizara esta idea que propone el Defensor del Pueblo, la negación del derecho a pedir, tan parecida a la negación del derecho a hablar, inevitablemente veríamos en nuestra mente una mordaza.

En sexto lugar, puede que tengan ustedes razón en su opinión de que no parece que la orden aprobatoria del deslinde sea el lugar en que obligatoriamente haya de informarse al ciudadano de la posibilidad de reclamar la concesión. Se pueden imaginar que tanto a mí como a los ciudadanos nos da igual de qué manera se les informe.. Lo importante es que la información no se oculte, sino que se dé. En todo caso, como quiera que es la propia Dirección General de Costas la que lleva unos diez años dando ese aviso en la parte dispositiva de las órdenes de aprobación del deslinde, quizá deberían ustedes dirigirse a esa institución para hacerle ver su error.. En cuanto a su referencia a la garantías que según dice contienen los expedientes de deslinde, no entiendo qué relación tiene con el derecho de concesión. En todo caso, cuando aluden ustedes a la tramitación larga como una especie de garantía, o como una virtud, quizá incurran en un error, puesto que los ciudadanos tienen derecho a una tramitación diligente, que por suerte ha sido reducida por la ley a veinticuatro meses para evitar las tramitaciones por lapso de hasta dieciocho años que he visto en algún caso.

En séptimo lugar, me resulta indiferente que encuentren ustedes o no en la Dirección General de Costas una actitud indolente, y que hayan ustedes admitido muchas o pocas reclamaciones individuales relativas a la ley de costas. Si creen que esto es un consuelo, no puedo darles ese gusto, aunque sí noto que su reflexión rezuma sentimiento de culpa, pero en cualquier caso lo que nos importa es nuestra queja y no otras. Y, en cuanto a la indolencia, nunca he creído que la Dirección General de Costas tenga una actitud indolente. Dije en mi informe que dicha actitud era estudiadamente indolente, lo que es lo mismo que decir que no es indolente en absoluto, porque considero que la pasividad está planificada y obedece a una consigna para obtener ciertos fines.

En octavo lugar, no entiendo por qué afirman que no han encontrado ningún caso de confiscación, cuando la palabra confiscación no se nombra en las casi ciento cincuenta páginas de mi informe (tercera vez que hablan ustedes una reclamación puramente imagianria), ni tampoco por qué creen ustedes que las irregularidades que denuncio son meramente formales y sin efecto físico (tampoco sé qué entienden por efecto físico). La Administración está aplicando la ley con un criterio en una playa y con el criterio inverso en otra. El criterio de que la obra artificial sobre la arena hace que el terreno ya no sea arena se lo aplica la Administración a sí misma y a sus paseos marítimos. El criterio de que la obra artificial sobre la arena no impide que el terreno siga siendo arena se lo aplica a los ciudadanos. Quizá entienda ustedes que ésta es una irregularidad formal carente de importancia y de efectos nocivos para los ciudadanos, en cuyo caso solo me cabe preguntarme el por qué de la denominación de su institución.

En noveno lugar, cuando se refieren ustedes a resoluciones judiciales sin plasmar, parecen sugerir que los datos del informe están sesgados, lo que requiere una reflexión. Por una parte probablemente hayan caído ustedes en ese error tan habitual en ingenieros metidos a juristas y en juristas con deficiencias de formación, de creer que una sentencia que desestima un recurso contra un deslinde o una demolición constituye una confirmación de la validez del acto administrativo en cuestión. No necesariamente es así. Si, como sucede en el caso del restaurante Pepita, la demanda judicial deja sin plantear importantes motivos de nulidad, y por lo tanto la sentencia no puede entrar en ellos, no significa que no existan, por lo que ninguna sentencia de esta clase confirma la validez del acto, simplemente desestima el recurso en los limitados términos en que éste fue planteado. Por otro lado, la visión de conjunto presentada en el informe es inaccesible a la labor judicial. Si la Dirección General de Costas está aplicando la ley con criterios distintos según le interese, los perjudicados por el criterio A no pueden quejarse al tribunal de que en otra playa se está aplicando el criterio B porque lo impide el principio de prohibición de igualdad en la ilegalidad. Mi informe es cualitativamente distinto de cualquier demanda judicial porque la demanda se refiere a un caso concreto, o a un grupo de casos, mientras que el informe denuncia una situación global y de fondo. Entiendo por su carta que el Defensor del Pueblo considera que éste último, es decir, el pueblo, debe renunciar a plantear esa cuestión de fondo y a mantener respecto a ella un pensamiento crítico, lo que nuevamente ilumina mi mente con la imagen de una mordaza.

En décimo lugar, resulta especialmente acertada su apreciación de que su carta puede hacerles a ustedes parecer el Defensor de la Administración más que el Defensor del Pueblo. Son muy dignos los esfuerzos dialécticos que hacen por desmentirlo, y es de valorar su reflexión de que el verdadero beneficiado de la política de costas es el pueblo en general, que con ella puede ?usar libre y gratuitamente el litoral?, aunque he leído la misma frase bastantes veces en los escritos de la Dirección General de Costas, e imagino que el parecido será pura casualidad. Por lo demás, observo que el Defensor del Pueblo, pendiente del beneficio del pueblo como bloque más que de las personas individuales, comparte criterio con los antiguos gobernantes de Esparta, que despeñaban por un barranco a los recién nacidos malformados, con los Señores Robespierre y Dantón, que en el París en torno a 1789 pensaban lo mismo y con Don Vladimir Ilich Ullianov, que tuvo un considerable éxito en la Rusia zarista proclamando ideas parecidas. Que los derechos fundamentales de la persona sean de la persona, y no del bloque, parece haber perdido importancia. Que la declaración universal de los derechos del hombre y del ciudadano sea del hombre y del ciudadano, no del bloque, también. Al Defensor del Pueblo lo que parece que le gusta es el colectivo y el colectivismo.

En undécimo lugar, en cuanto al informe que ustedes solicitan a la Dirección General de Costas, me parece una iniciativa afortunada, aunque resulta sorprendente que hayan tardado ustedes ocho meses en decidirse y temo que su poco entusiasmo transforme el trámite en un puro turno de audiencia para que los ingenieros de costas nos digan cosas parecidas a las que nos dicen ustedes.

En duodécimo lugar, y para concluir, celebro coincidir con ustedes en que la entrevista que se solicitó en enero resulta innecesaria. Si es para escuchar las mismas reflexiones, o parecidas, que ustedes me transmiten en su comunicación, es mucho mejor rendir tributo a la realidad de que el tiempo es un regalo que no debemos malgastar.

Su carta contiene bastante paja que sin embargo no oculta el grano de su negativa a admitir a trámite la queja, con lo que concluyo que al Defensor del Pueblo le parece bien lo siguiente:

-Le parece bien que la Dirección General de Costas invada competencias de las Comunidades Autónomas en ordenación del territorio, con perjuicio de los ciudadanos.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas no aplique la ley de costas para permitir la construcción de inmensos complejos en terrenos donde antes solo había litoral virgen.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas esté instrumentalizando sus competencias para fomentar la presión urbanística sobre el litoral.

-Le parece bien que el Estado construya puertos que se comen la tierra firme y que la Dirección General de Costas no haga nada al respecto, excepto quitarle sus propiedades a los ciudadanos para después (solo después) regenerar la playa y devolver la costa a su antiguo estado.

-Le parece bien que durante años la Dirección General de Costas haya estado tramitando expedientes de deslinde en secreto, sin que los afectados se enterasen de nada, incluso después de que Audiencia Nacional y Tribunal Supremo dijeron que tal práctica era ilegal.

-Le parece bien que la suspensión de autorizaciones y concesiones en el dominio público se prolongue durante diez, quince o más años, a pesar de su carácter provisional, y que la Dirección General de Costas extienda ilegítimamente a las licencias municipales de obras, de tal forma que si después de nueve, diez, once o más años de la incoación del expediente un vecino decide cambiar el marco de una ventana, se le imponga una sanción.

-Le parece bien que en Bajo la Cuesta la Dirección General de Costas esté a punto de derribar todo un barrio simplemente porque un topógrafo se equivocó en el cálculo de un ángulo y ellos no quieren rectificar.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas no tramite una petición de deslinde presentad por vecinos de Puzol y apoyada en una grabación en vídeo que acreditaba el alcance del temporal.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas declare ribera del mar el casco urbano de Oliva porque entró el mar en el temporal extraordinario de noviembre de 2001 pero no haga lo mismo en San Sebastián cuando el mar entró con motivo del temporal extraordinario de marzo de 2008.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas otorgue concesiones para usos prohibidos por la ley de costas, como la feria de muestras de Vegadeo o el Foro de las Culturas de Barcelona.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas no conteste a las peticiones escritas de concesión administrativa de la Disposición Transitoria primera, apartado primero, de la ley de costas, y que su anterior titular anunciase su intención de rescatar las que no tuviera más remedio que otorgar.

-Le parece bien que la Demarcación de Costas de Tenerife iniciara de oficio la tramitación de expediente para otorgamiento de la concesión de la Disposición Transitoria primera, apartado primero, de la ley de costas a D. Thomas Müller y que unos años después la misma Demarcación de Costas le diga que no tiene derecho a ella y lo amenace con sanciones y derribos, incluso cuando no es órgano competente para resolver el expediente.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas derribe el restaurante Pepita tramitando el expediente contra personas distintas de sus propietarios, y que se condene a los interesados a pagar más de 80.000 euros como coste del derribo.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas derribe la carpintería de Valeriano Rodríguez, incluso antes de aprobarse deslinde alguno, simplemente porque los nuevos muelles y espigones del puerto de San Sebastián de la Gomera causaron tal erosión que llevaron el mar hasta la base misma del edificio.

-Le parece bien que la ley se costas se retrotraiga a catorce mil años atrás a fin de justificar el deslinde de la Bombilla, incluso cuando la aplicación retroactiva de la ley está prohibida por la Constitución.

-Le parece bien que en algunas playas la Dirección General de Costas aplique el principio de que la obra sobre la arena no priva a ésta de su carácter demanial, y en otras el principio contrario, casualmente siempre en contra de los ciudadanos.

-Le parece bien que la Dirección General de Costas infrinja sistemáticamente la ley al construir paseos marítimos sobre la arena.

-Le parece bien que en playas como El Saler, Arenales del Sol, Playa-Lisa Gran Playa, Alboraya, Otur o Seselle la Dirección General de Costas diga que las obras o depósitos sobre la arena no priven a ésta de su carácter demanial y en cambio no haga lo mismo en las extensas zonas de la costa de levante donde la duna está totalmente ocupada por construcciones.

-Le parece bien que la Administración construya sobre la arena y después de la entrada en vigor de la ley de costas un edificio como el Planetario de Castellón y una instalación como el parque marítimo, y que la Dirección General de Costas no declare estos terrenos demaniales a pesar de estar formado por acumulaciones dunares.

-Le parece bien que toda la bien llamada Calle de la Arena, como la plaza de la basílica, en Candelaria, estén precisamente sobre la arena, sin que la Dirección General de Costas declare estas zonas como el dominio público que son.

Puesto que ustedes no admiten a trámite la queja, debo concluir que todas estas situaciones de abuso a ustedes les parece que no tienen nada de reprochable. Desde luego son muy dueños y puede que tengan razón, pero deben saber que la Dirección General de Costas y ustedes están solos en esa postura. El informe lo entiende todo el mundo: los ciudadanos afectados, los ciudadanos no afectados, los juristas, los periodistas, los políticos, los embajadores de países europeos, los europarlamentarios. Resulta más que sintomático que su contenido conmueva los fundamentos éticos de cada persona que lo lee excepto si esa persona es miembro del Defensor del Pueblo o de la Dirección General de Costas.

Si tuviera que juzgar por este expediente, pensaría que ustedes tienen que hacer un poco más de mérito para merecer su sueldo, su función y sobre todo su nombre. En todo caso, ya deben saber que la seriedad de sus colegas europeos les está haciendo incurrir en el ridículo que a mi juicio merecen. Saben que mientras ustedes se dedican a expresar reticencias inconsistentes y a discutir quejas que nunca he formulado, la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha admitido a trámite la misma queja que ustedes no admiten y que está investigando los abusos que a ustedes les parece que no lo son.

Su comunicación no me ha decepcionado porque nunca esperé nada de ustedes. Cuando dos mil familias me consultaron qué hacer, les advertí que dentro de España no podíamos esperar nada, así que la presentación de la queja ante el Presidente del Gobierno, la Ministra y el propio Defensor del Pueblo tenía un objeto puramente de método, o, por así decir, patriótico. Lo único que queríamos era cubrir el expediente sin ninguna intención concreta, que es lo mismo que ustedes parecen estar haciendo con nosotros. Tanto para mí como para las personas que represento resulta penoso tener que traspasar las fronteras de nuestro país para conseguir atención y justicia, pero por lo visto ésa es la España que hemos sabido hacer entre todos.

Sin otro particular
J. Ortega
http://costasmaritimas.wordpress.com/2008/09/20/respuesta-remitida-al-defensor-del-pueblo-en-2009/

CARTA RECIBIDA EN 19/09 DEL DEFENSOR DEL PUEBLO

http://costasmaritimas.wordpress.com/2008/09/20/carta-recibida-en-2009-del-defensor-del-pueblo-2/

jueves, 18 de septiembre de 2008

Es una verguenza que en Nicaragua se respete la propiedad privada y en España no.

LEY DE COSTAS DE NICARAGUA= RESPETO A LOS DERECHOS ADQUIRIDOS

LEY DE COSTAS EN ESPAÑA= ATAQUE A LA PROPIEDAD PRIVADA LEGALMENTE ADQUIRIDA

LEY de COSTAS en NICARAQUA
Ya se encuentra listo el anteproyecto de Ley de Costas, que elaboró la comisión de población y municipios de la Asamblea Nacional. Este dictamen se discutirá el próximo mes y podría ser aprobado por los diputados del parlamento. Los empresarios, por su parte, están conformes.
En el siguiente reporte Luis Carlos Pérez nos brinda mayor información.


11 Noticias Nicaraqua


http://es.youtube.com/watch?v=3vCZOGo5XYM



Carmen

domingo, 7 de septiembre de 2008

Los afectados por la Ley de Costas piden que se deslinde la playa de San Sebastián

Si se aplica la norma como en Oliva, habría que derribar viviendas del casco urbano.
Alicia Martí - Valencia- LA RAZON
No se trata de perjudicar a los vecinos de San Sebastián sino de demostrar cómo la Ley de Costas se aplica de manera arbitraria.
La plataforma de afectados por esta normativa acordó ayer solicitar al Gobierno que aplique el mismo criterio en San Sebastián que el que ha seguido en Oliva y declare, como ha hecho en la localidad valenciana, zona de dominio público hasta donde llegó el mar en el pasado temporal del mes de marzo, es decir, hasta la ciudad.
Al menos así lo ha hecho en Oliva donde ha ampliado el área de dominio público marítimo de tal manera que abarca varias calles de la población alegando que el temporal de 2001 el mar llegó hasta allí . Este deslinde supondría el derribo de 200 viviendas, según explicó el abogado y portavoz de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, José Ortega. La asociación, que se reunió ayer en Valencia para acordar las acciones que van a seguir durante los próximos meses, está decidida a demostrar que la dirección general de Costas del Ministerio de Medio Ambiente actúa con total arbitrariedad y que aplica la ley de diferente manera en cada punto de España.
Ortega asegura que la ley se está aplicando en función de quiénes sean los afectados e incluso incumpliendo otras leyes como al parecer va a suceder en L?Almardá, en Sagunt. En esta localidad, según ha llegado a oídos de miembros de la plataforma, se van a derribar el próximo mes de octubre al menos 50 viviendas sin que los vecinos hayan recibido todavía notificación alguna. De llevarse a cabo estos derribos, se realizarían sin que el juzgado de lo contencioso haya dado su autorización para entrar en los domicilios.

sábado, 30 de agosto de 2008

En el vigésimo aniversario de la Ley de Costas

En 1989, en el Congreso de los Diputados, el diputado Juan Antonio Montesinos planteó al entonces ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Saenz de Cosculluela, la siguiente pregunta acerca de la aplicación de la Ley de Costas que se había aprobado en julio de 1988: «¿Tiene previsto el Gobierno adoptar alguna medida, además de pagar el precio justo, que compense económicamente a los residentes extranjeros propietarios de inmuebles en el litoral español, que serán expropiados por la Ley de Costas?
El señor ministro se ofendió, además de extrañarse por la pregunta. Un país como éste, serio y respetuoso de los derechos de los ciudadanos, no podía ser sometido a semejante duda. Enfáticamente le respondió con el comunicado que su Ministerio había hecho publico: «Uno: El Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo desmiente rotundamente que la Ley de Costas implique la nacionalización o expropiación de propiedad alguna de ciudadanos españoles o extranjeros. Sólo aquellas edificaciones que carezcan de todo soporte legal se verán afectadas por los oportunos expedientes sancionadores, según el procedimiento legalmente establecido, y con todas las garantías procesales para los interesados. La Ley de Costas arbitra mecanismos para la legalización de construcciones realizadas en la zona de dominio público marítimo terrestre, así como salvaguarda las edificaciones construidas de acuerdo con la legislación anterior». Ni más, ni menos. En ese mismo año, la Dirección General de Costas había iniciado el expediente de deslinde de Arenales del Sol. Esta playa había sido deslindada completamente -la zona maritimo terrestre y las playas- en 1974 por la propia Dirección de Costas con base en la Ley de Costas de 1969. Con arreglo a ello, había sido incluida en el Plan de Ordenación Urbana de Elche como terrenos urbanos y se habían aprobado las construcciones que hoy se encuentran en dicha playa. Es más, algunos de los terrenos habían sido vendidos por el Estado a los particulares al no ser dominio público. Tan legales son esas viviendas como las viviendas de los centros históricos de las ciudades. Qué llevó a la Dirección General de Costas a aplicar la Ley deCostas en Arenales del Sol, contradiciendo la palabra del ministro (en sede parlamentaria, esto es en la institución que refleja el mayor nivel de soberanía popular), es uno de los mayores misterios. ¿Mintió el ministro y, por ello, actuó indignamente, haciendo cómplice a su Gobierno de semejante engaño?, ¿ o bien los altos funcionarios de Costas decidieron que el ministro era un incompetente al que podían burlar y hacer lo que es viniera en gana? El caso es que en 1997 (ya con otro partido en el poder y otra ministra) se aprobó el nuevo deslinde de Arenales del Sol. Curiosamente, en él se afirma que se realiza porque el deslinde anterior, de 1974, es incompleto al no haberse deslindado lo que era la playa.
De la lectura de dicho deslinde anterior, realizado por la propia Dirección de Costas, se comprueba que sí se deslindó la playa. La conclusión es que los funcionarios tuvieron que falsear la situación para poder encajar tanto disparate. Una de dos, o la Ley de Costas sí se aplicaba con carácter retroactivo sobre propiedades legales, con lo que esto suponía acerca de la seguridad jurídica de invertir en este país, o había que afirmar, mintiendo, que las propiedades no eran legales porque el deslinde anterior era incompleto. Se optó por la mentira y, por ello, por la prevaricación. Que, además, éste no es un asunto de un partido político concreto, lo avala el hecho de que Costas inicia el nuevo deslinde (innecesario porque ya se había deslindado) en 1989 con un partido en el poder y lo finaliza (tras casi una década) con otro. Desgraciadamente, la forma de actuar por parte de Costas en Arenales del Sol ha sido aplicada por esa Dirección del Estado en otros muchos lugares de la costa española. La alarma, inseguridad jurídica y desamparo que todos estos desmanes han generado, forzaron a que los miles de vecinos afectados se organizaran para defender sus legítimas propiedades. Nació así la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas que remitió al Parlamento Europeo un informe (enero de 2008) en el que se reflejaban algunos de estos abusos por la aplicación retroactiva de la Ley de Costas. El Parlamento Europeo, alarmado de que a ciudadanos europeos se les pueda expoliar de sus propiedades, ha admitido dicho informe, y anunciado, que formará una Comisión de Investigación acerca de la actuación del Gobierno español.
A día de hoy, una parte importante de los funcionarios que durante años cometieron estos desmanes, con una prepotencia y arrogancia inauditas, han sido cesados de la Dirección General de Costas. Hoy están ocupando altos cargos en la Administración. Hay una nueva ministra y unos responsables nuevos. Esperamos que entiendan
qué es lo que pretendemos desde nuestra asociación y desde la plataforma. Nuestra lucha por defender las propiedades que legítimamente adquirimos antes de la Ley de Costas de 1988, va mas allá de la mera defensa de nuestras viviendas. Deseamos que se modifiquen los artículos de la Ley de Costas que han permitido, y que a día de hoy aún permiten, aplicarla con carácter retroactivo. No aceptamos el tan manido argumento de que el fin justifica los medios y los derechos individuales deben supeditarse a los intereses colectivos y queremos
abrir un debate que restituya lo que entendemos son las condiciones básicas para un Estado respetuoso con sus ciudadanos, en estos temas.
Consideramos que las leyes no se aplican sobre derechos anteriores, legítimamente adquiridos y que el derecho de propiedad (vivienda), es un derecho fundamental (ya sabemos que no es un derecho fundamental de las personas en nuestra Constitución, hija de su tiempo y gentes, pero sí para la legislación y tribunales europeos. Ambas condiciones son esenciales para recuperar la confianza de miles de ciudadanos extranjeros que
consideran este país poco seguro para su inversión y poco menos que una república bananera en estos temas de urbanismo.
Por último permítanme dos consideraciones finales. Nunca hemos discutido la capacidad de un Gobierno democráticamente elegido para ordenar el territorio con base en el bien común. Si el Gobierno cree que debe eliminar edificios de la costa, está en su derecho.
Lo que pedimos es que lo haga con los mecanismos adecuados al reconocimiento de la propiedad y compense a los propietarios con indemnizaciones justas. Tal y como se hace cuando se expropia para construir una autovía, una vía de tren, una vía urbana, un parque,etc. Lo que consideramos un disparate es que el Gobierno nos
quite nuestras propiedades y nos diga que nos compensa dejándonos vivir un cierto número de años en ellas. Aunque sea el resultado de una sentencia del Tribunal Constitucional, es un disparate propio de analfabetos en economía.
Ahora, el Estado puede adquirir una vivienda pagando a su propietario con el uso, por un cierto período de tiempo, de su propia propiedad. Si extrapolamos este tipo de relaciones a particulares, es como si uno pudiera decir a otro: me gusta tu coche y como soy más fuerte que tú (soy el Estado), me lo quedo, pero para que veas que no soy un auténtico ladrón te dejo que lo uses unos meses, pero, eso sí, me tienes que pedir permiso para cualquier arreglo o cambio que quieras hacer y además el impuesto de tráfico (en nuestro caso el IBI) lo pagas tú. Fantástico.
Si permitimos que un Gobierno pueda aplicar leyes como ésta sobre propiedades anteriores (legítimas) abrimos la puerta a futuros desmanes sin fin. Imagínense que se considera que la construcción masiva en nuestras ciudades ha estropeado lo que sería el perfil (skyline) de las mismas con edificios de 8 o 9 plantas en las mismas calles que existen edificios mas antiguos de 4 o 5 plantas. Se pueden buscar argumentos para justificar esta actuación. La existencia de edificios más altos que otros en las mismas calles no sólo es estéticamente insoportable (¡algunos pseudo-ecologistas son tan estetas!), sino que, además, perjudica la recepción de emisiones de radio y televisión por parte de las viviendas más bajas. Por todo ello un Gobierno responsable dicta una ley de recuperación del Dominio Público Aéreo-Terrestre, mediante la cual se establece que las ciudades no podrán tener edificios en el centro de mas de 4 o 5 alturas.
A partir de la misma se establece también que todas las viviendas que superen dicha altura, pasan a ser propiedad del Estado. Como esto afectará a cientos de miles de viviendas existentes, se proclama que a los actuales propietarios se les dará, en compensación por perder su propiedad, una concesión de 30 años (ampliables en ciertos casos), y una vez pasado este período, las alturas en exceso se derribarán ¿Ustedes admitirían esto si tuvieran la desgracia de que sus viviendas quedasen fuera de ordenación bajo la nueva ley o se defenderían y lucharían por sus derechos?
Esto es lo que estamos haciendo nosotros, y cuando piensen en ello, recuerden los versos de Bertol Brecht sobre uno de esos Gobiernos que creía que el individual y sus derechos debían supeditarse a la colectividad. «Primero se llevaron a los negros, pero no hice nada porque yo no lo era. Enseguida se llevaron a los judíos, pero no hice nada porque yo tampoco lo era. Después detuvieron a los anarquistas, pero como yo no soy
anarquista tampoco hice nada...
Ahora me llevan a mí». !
En el vigésimo aniversario de la Ley de Costas

ALFREDO MASÓ TRIBUNA
Presidente de la Asociación Litoral Arenales del Sol
DIEGO FOTÓGRAFOS
Viernes, 29 de agosto, 2008 ELCHE 13
http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008090200_8_793219__Opinion-vigesimo-aniversario-Costas

martes, 26 de agosto de 2008

El ático de pepiño en 'Villa PSOE'

La mole es fea. Y, quizá, también ilegal. El vicesecretario socialista y varios cargos del partido han construido un edificio a pie de playa en Arosa. 150 metros de ático a 20 metros del mar. Los vecinos han denunciado la recalificación del terreno. JACOBO GARCIA
La llaman 'Villa PSOE'. Está en Galicia, en la Isla de Arosa. Entre pinos, bateas, humedales y aves exóticas, Pepiño Blanco va a disfrutar de uno de los atardeceres más espectaculares de las Rías Bajas... En esta pequeña isla de siete kilómetros cuadrados y apenas 4.500 habitantes, se levanta el monstruo, más parecido a un centro comercial que a una vivienda veraniega.
El vicesecretario general del PSOE posee uno de los 120 apartamentos de esta lujosa mole de madera y cristales alzada prácticamente sobre la arena de la playa. Las viviendas más baratas han sido vendidas por 300.000 euros. El de Blanco es el más grande, el mejor situado y el único prácticamente terminado de los proyectados. El pasado jueves, una veintena de obreros extranjeros se afanaban en los últimos remates.
La futura residencia veraniega de Blanco ha soliviantado a gran parte de los vecinos, que han visto cómo, mientras sobre ellos pende una orden de derribo y sanciones por las antiguas viviendas levantadas junto a la costa, a él y a varios cargos del partido socialista se les permitirá vivir a pie de playa. Todo gracias a una sospechosa recalificación.
«Lo sé yo y lo sabe toda la isla. A los demás no nos dejan hacer nada y amenazan con tirarnos la casa, y otros pueden construir encima de la arena». Celsa Otero, de 83 años, tenía hasta hace poco una envidiable vista al mar en la casa que habita desde hace 25 años. La suya era la última residencia de una discreta hilera de casitas bajas junto al puente que une la isla con Villanueva de Arosa. Pero desde hace algunos meses ya no ve el pinar que antes rodeaba la zona. Lo único que puede contemplar ahora es un gigantesco muro y a Pepe Blanco y sus escoltas supervisando personalmente cada pocos días la evolución de la obra. Blanco veranea en un chalé unifamiliar en la misma isla, al otro extremo, de forma muy discreta; un coche de la Civil está permanentemente aparcado ante el portalón de la finca.
Su piso nuevo es un ático de casi 150 metros cuadrados valorado en unos 360.000 euros. Cuenta con garaje, ascensor, suelos de madera, cuatro habitaciones, dos enormes terrazas acristaladas y vistas al mar desde cualquier punto de la casa. Una vivienda de lujo en un lugar de ensueño que ha provocado una denuncia ante la Fiscalía y protestas de los vecinos ante la residencia.
La polémica nació desde el mismo momento en que se recalificó la zona de Cabo Deiros, resuelta judicialmente hace apenas un año, y en la que muchos han visto la mano del número dos del partido socialista. Un pelotazo urbanístico rodeado de controversias desde que, en 2004, el Ayuntamiento de la Isla de Arosa, en manos del PSOE, aprobó una recalificación que fue paralizada por la Xunta de Galicia a raíz de un informe contrario de la Secretaría General de Costas.
El asunto acabó en los tribunales hasta que la Audiencia Nacional dio, en julio de 2007, el visto bueno a la operación gracias a un informe del secretario del Ayuntamiento de la isla, que señalaba que, desde antes de 1988 (año de la entrada en vigor de la Ley de Costas) en ese mismo lugar existían todas las condiciones para catalogar como urbano el terreno: pavimentación, alumbrado público, alcantarillado y agua corriente. Algo que desmiente Gonzalo Durán, alcalde de Villanueva desde hace 13 años, y también de la isla entre 1995 y 1997, fecha en que se segregaron ambos municipios. «Ahí no había agua antes de 1988. En 1991 el pleno del Ayuntamiento aprobó una iniciativa para llevarla, así que queda claro que antes no podía haberla. Las actas lo demuestran», señala el edil.
DE 100 A 20 METROS
«Gracias a este informe, la distancia legal para construir pasó de 100 a 20 metros. Si el informe remitido por el secretario del Ayuntamiento es falso, se cae la sentencia y por tanto la legalidad en la recalificación del terreno», explica el abogado Alfredo Gómez Mendizábal.
El dato que ha hecho sospechar a muchos salta a la vista desde la entrada misma de la obra. A pesar de que el contencioso se resolvió el 5 de julio de 2007, los trabajos comenzaron siete meses antes, en octubre de 2006. Lo confiesa el cartel de la constructora que preside la edificación.
La asociación de afectados por estafas inmobiliarias (Cafines) denunció ante la Fiscalía la ilegalidad de la vivienda y aportó para ello fotos y documentos. Según su vicepresidente, Raimundo Piñeiro, el bloque principal -son tres- ha sido adquirido por varios responsables del Partido Socialista.
Para el alcalde de la isla, el también socialista José Vázquez, las licencias estaban concedidas antes de que fuera obligatoria la aplicación de la norma. El edil está convencido de que alguien «manipula» a los afectados para perjudicar a «determinadas figuras políticas». El concejal de Urbanismo de la isla, Luciano Otero, señaló que el deslinde de esta zona está resuelto desde hace años y aprobado en el Plan de Urbanismo: «Si no hubiera comprado ahí el señor Blanco no habría polémica».


martes, 12 de agosto de 2008

Un abogado denuncia la «inseguridad jurídica» de la norma


El abogado José Ortega, cofundador junto a Carmen del Amo de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, afirma que esta norma produce «inseguridad jurídica», tanto por sus contenidos como por su aplicación.
De entrada, señala la Ley de Costas de 1988 introduce una modificación, respecto a normativas anteriores, sobre el alcance de los temporales, que definen el límite del dominuio público terrestre. Anteriormente, el alcance de un temporal ordinario y previsible marcaba el límite, sin embargo, a partir de 1988, se tienen también en cuenta los temporales extraordinarios. Así, comenta Ortega, si un temporal entra hasta el centro de una ciudad de forma extraordinaria, se puede declarar de dominio público una población completa.
Esto crea «una inseguridad jurídica», asegura, hasta el punto de que «nadie puede tener la seguridad de mantener su vivienda comprando una casa en primera línea de playa».
Además. continúa, la ley define de dominio público no sólo las playas, sino, desde 1988, las dunas asociadas a ella, donde se era legal construir edificaciones. Este abogado afirma que desde la entrada en vigor de la Ley se han sucedido dos interpretaciones contradictorias. Hasta 1997, los tribunales consideraban que el entorno natural estaba desnaturalizado con las construcciones, con lo cual sus propietarios no perdían sus derechos.
Pero a partir de entonces, los tribunales interpretaron que el entorno natural no se desnaturalizaba, por lo que los propietarios perdían sus derechos de propiedad y el terreno pasaba a dominio público.
Por estas razones, este abogado impulsó el envío a la Unión Europea un escrito de protesta comentado casos concretos de «aplicación retroactiva, abusiva y arbitraria» y donde pedía una investigación de la aplicación de la norma en España, que ha sido admitida a trámite la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo.

http://www.abcdesevilla.es/20080803/andalucia-actualidad/abogado-denuncia-inseguridad-juridica-200808022137.html

miércoles, 30 de julio de 2008

En el veinte aniversario de la Ley de Costas

En enero de 1986, en Valencia, la Administración paralizó la construcción de una discoteca que estaba literalmente a cuatro metros del mar. El arquitecto responsable ni siquiera sabía que había infringido la ley de costas, porque ignoraba su existencia. Meses después la misma Administración ordenó un derribo en Puzol. El alcalde denunció, airado, que las obras venían amparadas por el PGU, y así era, por lo que estaban al mismo tiempo prohibidas y permitidas. Aquella ley de costas de 1969, ignorada por casi todos, y desconexionada del planeamiento urbanístico, era más teórica que real, como el espectro del holandés errante, y había que hacer algo.

Ese algo fue la ley de costas de 1988, que tuvo la virtud de coordinarse con el urbanismo, el atrevimiento de asignar efectos civiles al deslinde (usted pierde su propiedad sin la previa intervención de un juez) y el defecto de dejar más interrogantes que certezas. El principal era éste: ¿Qué sucede con los terrenos que pasan a ser dominio público con la nueva ley, pero que ya estaban construidos con anterioridad? No son demaniales porque la constitución en ellos los ha desnaturalizado, se decía en los primeros años. Pero en 1997 un joven y audaz jefe de costas hizo triunfar la fórmula contraria, tragándose una urbanización, los Arenales del Sol, que había sido construida en los setenta fuera del dominio público. Fue esta nueva, revolucionaria y en cierto sentido impúdica interpretación de la ley, transformada en hábito y aplicada a toda España, lo que causó la reciente fundación de la Plataforma Nacional de Afectados por la ley de Costas y la casi inmediata presentación en el Parlamento Europeo de una queja contra los abusos del Goberno.

Veinte años después del nacimiento de la ley de costas, el panorama es desolador. Los responsables, malinterpretando su propósito de frenar la presión urbanística sobre el litoral, se han estado cebando en inofensivos pueblos de pescadores y barrios marítimos tradicionales que siempre habían estado allí. Cerraron un ojo y entornaron el otro para ignorar la construcción de complejos turísticos tan espectaculares como ilegales en tramos de costa antes vírgenes. Dieron lugar a desigualdades grotescas aplicando la ley con unos criterios o los contrarios, según conviniera. Crearon ellos mismos problemas innecesarios que luego no han sabido resolver: ahí está aún Anales del Sol, once años después. Si los edificios eran ilegales, deberían ser derribados. Si por el contrario eran legales, los propietarios tendrían que recibir la concesión prevista en la ley. Pero la Administración no hace una cosa ni la otra, porque no sabe qué hacer, y tiene condenados a los vecinos a un limbo jurídico inaceptable, en el que cada uno ignora cuáles son sus derechos.

No conozco ninguna situación comparable en cuanto a inseguridad jurídica a la creada por estos auténticos desmanotados, muy preocupados por deslindar rápidamente la costa, pero que, como ven, no acaban el trabajo y lo dejan todo manga por hombro.En el fondo el problema ha sido la ausencia de control político.

La aprobación del deslinde es una competencia del Ministro delegada desde hace lustros en el Director General de Costas, y éste se ha estado dedicando a exprimir la ley como un limón, sin considerar el conjunto de los intereses en juego, que es lo que hacen los políticos. Por todo ello, estos años merecen calificarse de calamidad colectiva.

Resulta simbólico que el Parlamento Europeo haya admitido nuestra queja coincidiendo con el veinte aniversario de una ley que nació con las mejores intenciones, y que en manos no tan necias podría haber sido el instrumento que realmente necesita el país para proteger sus costas de la plutocracia ladrillera.

Una revisión de la praxis en la aplicación de la ley estaría bien, pero aún mejor sería reformar sus pasajes ambiguos, dándoles precisión para impedir que surja un nuevo funcionario público decidido a jugar a Dios interpretándola y aplicándola según sus manías personales, y arrastrando consigo a todo este desgraciado pais, incluyendo víctimas (por necesidad), políticos (por desatención) y jueces (por fidelidad a la letra de preceptos ambiguos pero obligatorios).

El Gobierno, con buen criterio, ya ha empezado a limpiar la casa de todopoderosos iluminados y ahora debería demostrar con hechos concretos su disposición real a salvar España de las indecencias que nos ha tocado vivir.

José Ortega es abogado.

Archivo de las entradas